Latín y griego, asignaturas de charanga y pandereta (Confesiones IV)

 
Este es un tema controvertido que puede herir sensibilidades, pero le pese a quien le pese es la pura verdad. O al menos se basa en mi experiencia durante varios meses de prácticas. Estamos en la sociedad de la "titulitis" donde hay que obtener un título de Bachiller porque sí. Porque después hay que ir a la Universidad, se quiera o no.
 
 Partamos del primer error, suponer que los alumnos aventajados deben de ser orientados a bachilleratos de la rama científica, porque las ciencias es lo que "más salidas tiene" y tienen, supuestamente, mayor utilidad. Las letras quedan relegadas a los alumnos con dificultades, a los más mediocres, a los que están ahí porque tienen que estar en alguna parte.  Porque todos sabemos que las letras son fáciles, que son para tontos. Y además, los profesores de latín y griego se encuentran con una dificultad añadida, la escasez de alumnos, así que más vale que las lenguas muertas tengan buena fama, sino para suspender latín que no sirve para nada se van a suspender matemáticas.
 
¿Latín y griego asignaturas fáciles? Los cojones. O al menos mi experiencia como alumna no ha sido esa, yo he sudado tinta traduciendo a Aristófanes y a Tácito, y desde luego que cuando hice bachillerato el latín no lo regalaban con el paquete de chicles. Para entrar en un bachiller de Humanidades el alumnado tiene que tener ciertas cualidades y un perfil concreto y para las ramas de Ciencias otro. El alumnado de Humanidades no puede tener carencias lingüísticas ni problemas en la comprensión lectora y debe de ser capaz de escribir más de tres líneas coherentes. ¿Cómo vamos a pretender que analicen sintácticamente en griego si no saben hacerlo en su lengua materna?
 
Pues la realidad es que en Bachiller de Letras escasea ese perfil y llega ese tipo alumnado que mencionaba al principio. Así que, en mi humilde opinión, estas asignaturas que podrían ser maravillosas se han convertido en asignaturas de charanga y pandereta, lo que toda la vida ha sido "asignaturas marías". ¿Cómo  les vamos a dejar que se queden repitiendo solo con Latín, si total, no sirve para nada y no lo van a volver a dar en la vida? Pues nada, llegamos a los mínimos exigidos en Selectividad y el resto a pasar el rato, a ver pelis, a jugar al Cluedo en latín, a cantar canciones e imaginación al poder.
 
Me parece indignante, de verdad, la dificultad de las asignaturas de Latín y Griego deberían de estar al mismo nivel que Física y Química, que Matemáticas, que Biología. Igual cuando nosotros mismos empecemos a tomarnos las lenguas clásicas en serio, igual la sociedad comience a valorarnos más.
Si te ha gustado la entrada, no olvides seguirme en el blog y por mis redes sociales.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Certissima quae dicis.

Estoy entre paginas dijo...

Hola, vengo de la iniciativa seamos seguidores, ya te sigo y te invito a mi blog ,)

Publicar un comentario