sábado, 21 de marzo de 2020 |

Parásitos



Últimamente no consumo mucho cine. Creo que se pone más empeño en hacer series de calidad que en buen cine. Las series me gustan. no lo niego, pero no soy consumidora habitual porque me dan demasiada pereza. Lo confieso. Pero hace un par de semanas empecé a ver el cartel de esta película, Parásitos (2019) por redes sociales y la buena crítica me animó a verla.

La verdad es que no sé ni cómo empezar a analizar esta película, porque lo genial de ella es la inmensa cantidad de metáforas y símbolos que están escondidos durante el  metraje. Empezaré como siempre, supongo, dando unas pequeñas pinceladas del argumento.

La película nos presenta a la familia Kim, que vive en un semsisótano en una ciudad cualquiera de Corea del Sur. El director nos muestra su estilo de vida, precario, metidos en un subsuelo con vistas a los borrachos que usan la calle como urinario. La suerte de estas personas parece que va a cambiar cuando el hijo, Ki-woo, sustituye a un amigo en su empleo de profesor particular a la hija de una familia muy adinerada, los Park. Falsificando un título universitario, logra este trabajo y mediante engaños, la familia desarrolla un plan para que todos logren obtener un empleo en esta casa. ¿Y en qué género la podríamos clasificar? Aquí hay de todo, desde comedia de enredo hasta la comedia negra, pasando por el drama social y el thriller. Y aún así, no deja de ser una película agradable, fácil de ver y accesible para todos los espectadores, desde aquellos que solo ven "cine palomitero" hasta los que piden algo más a una película.

Si vemos la cinta de un modo superficial, el tema principal nos parecerá el de las desigualdades sociales, y el director, Bong Joon-Ho. Y sí que está muy presente, nos lo sabe trasmitir bien a través del lenguaje cinematográfico. Desde la guerra entre contra Corea del Norte, Corea del Sur se ha vendido al mundo como un ejemplo de capitalismo y libre mercado. Si pensamos en Seúl, o encualquier ciudad coreana, nos viene a la mente una ciudad moderna y llena de colorido, contrastando enormemente con la idea que tenemos de Corea del Norte (colores grises). Pero no es oro todo lo que reluce porque en este país que tan bien nos sabe vender "Madrileños por el mundo", también existen familias como los Kim, que viven casi bajo tierra, en un sótano de mala muerte. Además, el director quiere reivindicar la pérdida de identidad de los coreanos y nos lo quiere mostrar observando el modus vivendi de los Park, que se asemeja  al "sueño americano" (éxito, capitalismo y consumo".

Pero, para mí, el gran tema central de la película es el de las apariencias. Cada personaje de la familia Kim tiene su papel bien aprendido y preparado. Sí, son impostores y estafadores, pero también son astutos y con ganas de prosperar en la vida. También son una panda de parásitos porque exprimen a los ricos, pero a pesar de todo, hacen bien su trabajo. En cambio, los Park, no ven mucho más allá de sus narices y son personas claramente dependientes, a pesar de tenerlo todo en la vida. Ellos también necesitan de los Kim para subsistir porque no saben dar un paso en la vida sin la ayuda de uno de sus "sirvientes".  Entonces, ¿quién es el parásito realmente?

Las escaleras están muy presentes durante todo el metraje. De hecho, es un símbolo claro de las clases sociales. Los Kim viven un semisótano (donde solo hay una ventana por donde entra un poco de luz), pero son plenamente conscientes de que pueden ir aún más abajo (los que hayáis visto la película, lo entenderéis). Para llegar a casa de los Park hay que subir grandes cuestas (ellos están en el eslabón más alto). Los personajes suben y bajan escaleras constantemente, conectando niveles. Los ricos ni siquiera se dignan a mirar hacia abajo. Concretamente, hay una escena en la que el matrimonio rico está durmiendo en el sofá y los Kim están justo al lado debajo de una mesa. No se enteran, no se dignan a mirar a quienes están socialmente un escalón más abajo.

También la lluvia es una metáfora. Nunca llueve igual para todos, ni en la película ni en la vida real. En la película se produce un gran diluvio y para la familia Kim es devastador porque su casa es inundada. Mientras tanto para los Park tan solo supone anular un día de picnic y además, la gran bendición de que después de la tormenta, salió un día espléndido para celebrar una fiesta.  Además el olor, el olor a pobre también tiene una gran relevancia puesto que es el detonante del conflicto final (un final apoteósico que no voy a revelar).

Para finalizar, la película nos manda un mensaje claro y directo de que por medio de la meritocracia no se puede subir las escaleras, sin embargo, bajarlas es muy fácil. El final es desolador y aunque no sea explícito, creo que no deja rayo de esperanza posible.

Espero que os haya gustado la reseña y me sigáis en el blog y en mis redes sociales.


sábado, 7 de marzo de 2020 |

Hasta las cenizas: Lecciones que aprendí en el crematorio (Caitlyn Doughty)

"Por desgracia, somos criaturas conscientes. Por más que estemos siempre buscando nuevas formas de olvidar nuestra mortalidad, por más especiales, queridos o poderosos que nos sintamos, sabemos que al final nos esperan la muerte y la descomposición. No hay otra especie en la Tierra que deba soportar un peso así."

La muerte no avisa. Por mucho que Gabriel García Márquez diga que la muerte de Santiago Nasar fuera anunciada, la muerte se queda agazapada en un rincón, aguardando al momento inesperado para arrebatar el bien más preciado que tenemos, la vida. No nos gusta hablar de ella ni que sea mencionada, porque de lo que no se habla, no existe. O eso creen. Claro, eso hasta que la vida nos mete una buena hostia y entonces somos conscientes de nuestra mortalidad.



Desde muy pequeña me he preguntado qué había después de la muerte. Reconozco que no soy creyente, y que eso me lo pone más difícil. Al fin y al cabo, los que creen en Dios tienen claro que irán al cielo. Pero, con la edad, he cambiado y por lo tanto, mis inquietudes también. Ahora más que preocuparme qué hay después de morir, me preocupa que no haya consciencia. Porque, ¿cómo es posible no existir ni tener consciencia? ¿Es realmente posible no ser nada? Ponedme en los comentarios qué pensáis sobre este tema, si creéis en la reencarnación, si tendremos que rendir cuentas a un todopoderoso, o si nuestro fantasma vagará eternamente...

Divagaciones absurdas aparte, habréis adivinado que el libro que reseño hoy, "Hasta las cenizas",  es sobre la muerte.  La propia autora, Caitilyn Doughty, una joven de veintiún años, licenciada en Historia Medieval, nos relata en primera persona su experiencia trabajando en una funeraria. He de decir que su carrera académica la orientó siempre hacia los ritos mortuorios y enterramiento en diferentes épocas. Quizá pensaréis que fueron los azares del destino los que la llevaron a desempeñar esta profesión, al igual que a mí el azar me llevó a trabajar en hostelería, pero no. No contenta con su labor de investigadora, quiso dar el salto y experimentarlo en primera persona. Así que, finalizados sus estudios, empezó a mandar el currículum a funerarias, hasta que por fin sonó la flauta.

Desde un sentido del humor muy negro, la autora nos relata qué se cuece dentro de la industria funeraria de EEUU, revelando detalles que a más de uno puede que le incomoden. Las primeras veces quedan grabadas en la memoria (el primer beso, la primera vez que una madre ve a su hijo...), y la vez que Caitlin tuvo que afeitar a su primer cadáver no iba a ser menos. Aunque las profesiones tanatoesteticista y de tanatopraxia  parezcan tétricas e incluso de mal gusto, hay todo un arte detrás de ella. Miradlo desde otra perspectiva, estas personas hacen todo lo posible para que te lleves el mejor recuerdo posible de tu familiar. Al morir, el cuerpo empieza a descomponerse sin freno y la autora nos lo explica con todo lujo de detalles (los ojos se hunden, no hay forma de cerrar la boca, los jugos y fluidos salen por cualquier lado...).

Un dato que me pareció curioso, aunque no sé si solo sucede en EEUU, es que si el cadáver va a ser enterrado se embalsama (en caso de ser incinerado, no tiene sentido hacerlo). ¿Qué es embalsamar un cadáver? Algunos os preguntaréis. Se trata de un proceso riguroso con productos químicos, resinas y bálsamos con el objetivo de preservar la integridad de los cadáveres y así evitar su putrefacción. Para realizar este proceso, en primer lugar, hay que lavar el cuerpo con germicidas y especialmente, los orificios (boca, orejas, ano..) y además, taparlos para evitar que salgan fluidos. Después, se procede a masajear el cuerpo para quitar eliminar la rigidez y así se mejora el aspecto del cadáver. Entonces, se procede a la extracción total de la sangre y se introducen productos químicos para que la piel adquiera un tono natural y se quite el tono azulado.

Una parte muy importante de este libro, es el crematorio. Hoy en día, las personas prefieren ser incineradas que enterradas, bien porque no quieren que su cuerpo sea devorado por los gusanos, bien por los motivos que sea. La autora nos relata con mucho humor negro el proceso de incineración, resaltando el último paso del que no se habla. A pesar de que el horno quema a 860 grados, no logra pulverizar completamente los huesos, y estos son metidos en una trituradora. Al fin y al cabo, la gente quiere lanzar al aire las cenizas de su familiar como si fuera polvo de hada...

"El cremulador parece el nombre de un villano de tira cómica o de un vehículo monstruoso, pero en realidad es un artefacto del tamaño de una olla a presión que pulveriza los huesos"

 Además, en caso de ser enterrado, al menos en España, supone dejar un "marrón muy gordo" a los familiares que quedan vivos. Digamos que los nichos no son de propiedad, son como "de alquiler" y el seguro tan solo te cubre los primeros diez años. Luego hay que renovar el alquiler, y tus descendientes deciden si pagan por renovar unos años más, si incinerar los restos y ya no tener problemas, o desentenderse y que echen al muerto a una fosa común. Yo aviso, para que dejéis este tema bien arreglado.

Y vosotros, ¿qué? ¿Habéis pensado qué queréis que hagan con vuestro cuerpo? Mi ilusión sería comprar un panteón, además ahora son más baratos por falta de clientes. Vivimos en una sociedad que niega la muerte, aunque lo único que tenemos seguro en esta vida es que moriremos.

Si os ha gustado la entrada, seguidme en el blog y en mis redes sociales. 












sábado, 18 de enero de 2020 |

Picnic en Hanging Rock (Joan Lindsay)

2020 ha empezado fuerte, tanto a nivel personal como a nivel literario. Comencé el año terminando la recopilación de relatos de Lucia Berlin llamado "Manual para mujeres de la limpieza". No habrá reseña en el blog, pero no quiero dejar pasar la oportunidad de recomendarlo. Una explosión de emociones, relatos sobre lo cotidiano pero no por ello carentes de interés. Lucia Berlin nos deja retales de su alma, de sus experiencias. 

El caso es que para el 2020 me propuse un reto lector: leerme los libros que ya tengo comprados. "Picnic en Hanging Rock" era un libro que esperaba en mi estantería ser leído desde hace mucho. Ya sabéis, os gastáis 20 euros en un libro de bolsillo y de tapa blanda (y además, muy poco práctico para leer) de la editorial Impedimenta y ahí se queda.  Que sí, que Impedimenta es garantía de calidad y las traducciones y los títulos están muy cuidados.

Esta obra está escrita por la autora australiana Joan Lindsay (1896-1984) y desde su publicación hubo un halo de misterio en los hechos que relata. La autora nunca ha confirmado ni desmentido la veracidad de los hechos. ¿Que más da? Decía ella. Estas personas llevan muchos años muertas. ¿Y de qué va esto? Os preguntaréis.

 La novela arranca con una estampa muy bucólica en el internado para señoritas de Appleyard. Nos remontamos al día de San Valentín, al 14 de febrero de 1900. Como es sábado, diecinueve alumnas (entre 13 y 17 años) y dos profesoras  se dirigen a pasar un agradable día de campo en Hanging Rock. Y aunque no he estado nunca en Australia ni en dicho lugar, voy a tratar de describirlo: al lado de un riachuelo hay una zona de picnic (una pradera), a los pies de una imponente formación rocosa de unos 150 metros.

Esta estampa bucólica se tuerce cuando tras la comida y la siesta, a eso de las 3:30, tres alumnas del último curso (Marion, Miranda e Irma) piden permiso para ir a explorar la gran roca a una de las profesoras. Como son  chicas responsables y sensatas, y además no parece haber ningún peligro acechante por la zona, les dan permiso. Finalmente, se les "acopla" una alumna más joven, Edith, de 14 años. No muy lejos de allí, había otro grupo de personas compuesto por un general de la India, su esposa, su sobrino Mike y su lacayo Albert. Las jóvenes se cruzaron con este grupo y fueron piropeadas por los dos jóvenes. Parece ser que estos fueron los últimos que vieron a las chicas.

Sobre las 4:30, las demás alumnas empiezan a recoger y a reunir el grupo para marcharse.  La profesora de francés (una mujer joven y agradable) echa en falta a la profesora de matemáticas (una mujer rígida, un poco Rottenmeier) que seguramente había ido en busca de las chicas puesto que no habían vuelto. Al no saber nada de ellas, hacen grupos para buscarlas. No encuentran rastro de ellas, a excepción de Edith que a las 5:30 aparece gritando como poseída, llena de rasguños y sin recordar nada de lo ocurrido.

Aquí empieza el misterio y la comida de tarro. Y os haré un spoiler: no sabremos qué pasó con estas chicas. Sabemos que Joan Lindsay escribió un último capítulo que da una explicación al misterio, pero la editorial finalmente lo suprimió. Me consta que la traductora de Impedimenta quiso incluir este capítulo en la traducción española, pero no lo vio adecuado. Primero, porque según ella, literariamente no es bueno y porque "no puede ser más cutre. Y además, ¿es necesario dar una explicación rigurosa? Es obvio que fue un éxito rotundo la decisión que tomó la editorial en su día porque esto dio pie a que se pensara que los hechos relatados son verídicos. De hecho, en la actualidad Hanging Rock es un lugar muy turistico e incluso se han hecho estatuas de las niñas. Pero los habitantes de la zona quieren que se deje de reivindicar y de clamar este suceso. Esta zona estuvo poblada por aborígenes australianos, zona espiritual y utilizada para ritos de iniciación.  Y ya sabéis, en el mejor de los casos los aborígenes simplemente fueron expulsados de sus tierras.

Pero, ¿habrá algo detrás de las páginas de esta novela? Está claro que la autora jugó bien sus cartas y avivó la llama de la incertidumbre. Se ha intentado investigar este caso, a pesar de los años que nos separan (y que toda esta gente ya está muerta). Los lugares y las personas coinciden con la novela. En cambio, la cronología es errónea. Para empezar, el 14 de febrero de 1900 no era sábado, sino viernes y el  internado para señoritas en el que se inspiró Joan Lindsay no fue abierto hasta 1910. Y sobre todo, no hay ninguna noticia de esa época en la que se hable de este caso. ¿No hubiera sido el bombazo del año?

Y en caso de ser hechos verídicos, ¿qué pasó con ellas? Las teorías son infinitas. ¿Recordáis que el tal Mike y el tal Albert fueron las últimas en verlas y que además, las acosaron (porque piropear es acos? Una teoría que se formula en el libro es que estos dos sujetos pudieran estar detrás de todo, y que fuera un caso tipo Alcásser, que fueran violadas y asesinadas. Pero aparte del regreso de Edith, al cabo de una semana regresa Irma (magullada, sin corsé y sin recordar absolutamente nada). No había indicios de haber sido víctima de una violación y sus heridas eran más propias de haber corrido entre los matorrales y de haberse caído. Además, los dos chicos no tuvieron tiempo de hacer esos actos terribles porque se unieron al grupo de las alumnas para emprender la búsqueda inicial. Entonces, ¿qué pasó? ¿Algo sobrenatural? ¿Viajes en el tiempo? ¿Una dimensión paralela? ¿Suicidio? ¿Una huida? Y como he dicho, ¿es tan importante dar una explicación?

Desde el punto de vista literario, es brutal. Me ha fascinado cómo construye una novela con tintes góticos en medio de una pradera australiana. Las descripciones de la autora me trasladaron a una pradera soleada donde la verde y salvaje naturaleza cobra vida. Por contraposición, lo gótico nos remonta a lugares oscuros, tenebrosos, a páramos, a castillos, a monstruos. En "Picnic en Hanging Rock" lo terrrorífico es la propia naturaleza.

Este mundo salvaje choca de frente con el mundo del que proceden las jóvenes. Un internado de señoritas, lugar donde reciben una estricta y distinguida educación para que el futuro puedan ser buenas esposas. Un ambiente opresivo, rígido, "muy inglés". ¿Podría ser que la desaparición fuera una metáfora? ¿Que la desaparición de las chicas no fuera sino una huida hacia el mundo libre (la naturaleza salvaje)?

¿Qué pensáis vosotros? ¿Habéis leído la novela? ¿Habéis visto la película o la serie? ¿Creéis que es un hecho real o una mera leyenda urbana? Dejádmelo en los comentarios, y si os ha gustado, seguidme en el blog y en mis redes sociales.